Tahití

tahiti

El Mercado de Papeete

El plan ideal para conocer la vida diaria de las personas, así como también mezclarse y conocer todos los productos del país. Está abierto todos los días de lunes a domingo.
Aquí también se pueden visitar el Centro Artesanal de Papeete donde se aprenden los oficios tradicionales y se pueden ver las diferentes obras que se han creado.

El Puerto

Es uno de los mayores puertos del pacífico sur, y en él se pueden observar todo tipo de embarcaciones así como también diferentes ferrys y cruceros que constantemente llegan y se van a las islas cercanas.

Las Roulottes

Diferentes vehículos que ofrecen comida para todos los que se acerquen al puerto. Desde pescados, pizzas, carnes… El ambiente desenfadado y local que se crea al atardecer lo hace un plan que no hay que perderse si vamos a Tahití.

Museo de la Perla de Robert Wan

Tiene tiendas en muchos de los hoteles pero su museo, que se encuentra en el centro comercial de Vaima, es gratuito, y de obligada visita si queremos saber más sobre el cultivo e historia de todo lo que rodea a esta joya del mar.

Tour por la isla

Si vamos recorriendo la isla a la dirección de las agujas del reloj partiendo de Papeete, podremos conocer diferentes lugares emblemáticos de la misma. En Punta Venus, veremos el lugar de desembarco de los primeros polinesios. De hecho, aquí también estuvo el mismísimo James Cook. Después, llegaremos a la cascada de Faarumai y el Trou du Souffleur un agujero en la roca por el que podremos ver un chorro de agua.
Llegamos también a la mítica meseta de Taravao. También podremos visitar el Museo de Paul Gauguin, en el que se relaciona la carrera y vida del pintor, que da nombre a este museo, con la propia isla.
Antes de llegar a Papeete se puede visitar el Museo de Tahití y sus islas, en el que podremos ver el conocimiento del origen, tradición e historia de los diferentes habitantes de la Polinesia.

Deportes como el surf o el buceo

Tahití es el lugar idóneo para practicar este tipo de deportes, al igual que en las otras tres islas que hemos mencionado. En definitiva, no podemos irnos de este viaje sin realizar snorkel y sin conocer el interior de las costas transparentes.

Moorea

moorea

Se encuentra a media hora en ferry desde Tahití, es la isla que produce la mayoría de frutas que se consumen en Tahití.

Sólo cuenta con una gran carretera que la atraviesa y en la que se cohesionan todas las ciudades.

A través de las carreteras interiores, y de menor tamaño, podemos acceder al interior de la isla y disfrutar de parajes totalmente únicos. Hay varias opciones para visitar los miradores más famosos de la isla. Uno de ellos es el Magic Mountain, el más conocido y el que te recomendamos que visites si visitas el lugar.

 

Bora-Bora

Bora-Bora

Es seguramente la isla más famosa de las tres más conocidas, si bien la Polinesia Francesa, la componen 118 islas que están repartidas por todo el océano.

Es una de las islas más lujosas, y todos los hoteles que podremos encontrar en la misma tienen una categoría alta.

Es el lugar ideal para hacer deportes relacionados con el mar, así como el esnórquel o el buceo. Ya que toda la costa es poco profunda y llena de coral y riquezas marítimas.

Si nos aburrimos de estar en la playa, podremos descubrir también pequeños lugares con encanto en esta isla. Podremos ir hasta Vaitape, la ciudad más grande de la isla para comer algo especial y hacer las compras antes de volver.

Si tienes un espíritu más aventurero, puedes alquilar una canoa y pasar la mañana remando en La Laguna. Un lugar al que hay que ir sí o sí, pero del que disfrutaremos mucho en todas sus opciones.

Y siempre nos quedará dar un paseo por la isla, alquilar un coche, o un helicóptero. Las opciones son casi infinitas para disfrutar cuando la playa nos aburra.

Rangiroa

Rangiroa

La belleza de este lugar, destaca por el enorme anillo de coral que tiene a su alrededor, que rodea a su vez el antiguo volcán. Si lo que te gusta es disfrutar de toda esta naturaleza, sin duda, Rangiroa es la isla perfecta y la más adecuada para hacer este tipo de turismo marítimo y deportes de agua.

No te pierdas tampoco los delfines en el paso de Tiputa, o los tiburones martillo y de aleta negras. También podrás contemplar los diferentes peces de colores que se entremezclan en este paraje.