Bailarinas del Hula en Hawái

Cuando pensamos en Hawái, la mente se nos llega de playas maravillosas y de una vegetación increíble. Películas como Pearl Harbor, Más allá del paraíso, El mundo perdido, Planeta de los simios, El viejo y el mar, Tora, Tora, Tora, karate kid… y muchas otras.

En nuestra mente queda el recuerdo de la cara amable de la Polinesia, gentes pacíficas que vivían en el paraíso. Pero lo cierto es que la colonización siempre ha marcado los territorios vírgenes del planeta, destruyendo y transformando. En el caso de las Islas Hawái, ha sido imposible acabar con ese halo de exuberancia y paraíso, por eso, es un viaje especial que debemos realizar al menos una vez en la vida.

En 1778 el aventurero Capitán Cook se topó con la primera de las islas Hawái, y las bautizó con Islas Sandwich. Su primer contacto amistoso se quebró, y un año más tarde moriría a manos de los pacíficos hawaianos. Después de Cook llegaron los misioneros y los balleneros y finalmente, la apropiación de sus tierras.

Desgraciadamente Hawái es ampliamente conocida por el famoso ataque a Pearl Harbor en diciembre de 1941 dando comienzo a la II Guerra Mundial en el Pacífico. No fue hasta 1959 cuando Hawái fue admitida como el Estado número 50 de EEUU.

Hawái, aloha …

Después de estos tiempos convulsos, las Islas Hawái vuelven a sus orígenes ofreciendo lo mejor de ellas mismas: sus paisajes, sus gentes amables, sus tradiciones y sus leyendas.

Los hawaianos te recibirán con sus palabras mágicas: aloha… un símbolo de paz, bienestar y amor. El espíritu del hawaiano es en realidad un estilo de vida. Como lo es el surf en Hawái, una filosofía que forma parte de la historia y la cultura de un pueblo.

La historia del surf en Hawái se remonta hace cientos de años, los historiadores no pueden datar con exactitud pero se teoriza que todo comenzó alrededor de 1700 con la inmigración polinesia desde Sumatra, extendiéndose por Fiji, Las Marquesas y por Hawaii.

La música es uno de los signos de identidad de Hawái. Trajes típicos hawaianos nos transportan a varios siglos atrás, los movimientos sensuales de la danza Hula, el sonido único del ukelele… El baile hawaiano o Hula es una danza originaria de Hawái acompañada de cánticos y que se utilizaban para representar historias. Normalmente, los jefes (kapunas) contaban historias a sus pueblos para transmitir la sabiduría y las costumbres de su pueblo.