Fiordos noruegos

fiordos noruegos

Fiordos noruegos en Coche

Este precioso viaje a los Fiordos Noruegos  lo iniciaremos en la ciudad de Bergen. La capital de los fiordos y preciosa por su ubicación. Tendremos a los pies el mar, y en el horizonte los fiordos. En esta ciudad te recomendamos dar un paseo por el barrio pesquero de Bryggen -Patrimonio de la Humanidad-, dónde contemplaremos las casitas de colores y el mercado de pescado. No olvides picar algo en el mercado típico.

Saldremos de la ciudad e iniciaremos el recorrido por los fiordos. El primero de ellos será el de Sogne, el más largo de Noruega. Llegaremos hasta Flám, y aquí podremos coger el ferry hacia Gudvangen, nuestra siguiente parada, que nos dejará boquiabiertos. Un pueblo con casas blancas de madera bello y enigmático.

En este lugar, podremos ver el fiordo de Naeroyfjord. Podremos regresar a Flam y montarnos en el tren que nos devolverá unas de las vistas más maravillosas que podemos imaginar.

Para visitar una de las iglesias más famosas de Noruega, tendremos que ir hasta Borgund.

Los glaciares

El más conocido, es el de Jostedalsbreen, de 100 kilómetros de largo. Se trata del más largo de Europa. De hecho, será un paisaje que nos deje con la boca abierta. Podremos pasar la noche en Loen.

El siguiente pueblo a disfrutar será Geiranger -dónde haremos noche-, pequeño pero precioso pueblo rodeado de naturaleza abrupta. Desde aquí realizaremos una excursión a un pueblo vikingo llamado Hellesylt. Este fiordo, declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2005,  es uno de los fiordos más bonitos.

Siguiendo por la carretera del Águila, una carretera salvaje y serpenteada conocida como Escalera de los Trolls, llegaremos a la ciudad de Alesund, dónde contemplaremos fiordos y picos de Sunnmor. Es un lugar de cuento maravilloso.

Seguiremos de camino a la ciudad, y podremos parar en un pueblo llamado Lom. Lleno de historia, con una iglesia de madera y desde donde podremos acceder al Parque Nacional de Jotunheimen. Aquí veremos los picos más altos de toda Noruega.

Terminaremos nuestro viaje en Oslo, dónde disfrutaremos del Palacio Real y de  El Teatro Nacional. De esta forma pondremos broche final a este viaje en coche por los fiordos noruegos. Sin duda un viaje hermoso, que podremos configurar como queramos o podamos dependiendo del tiempo que dispongamos para ello.