Centro Europa

Escultura de Kafka en Praga

Praga

Praga es la ciudad de Franz Kafka y eso se palpa desde el momento en el que desembarcamos del avión. Conocer la ciudad desde la perspectiva del autor, será una interesante experiencia. A pesar de Kafka, que es el más conocido, también el Nobel de Literatura en 1984 Jaroslav Seifert nació en esta histórica ciudad. La cultura, pero sobre todo la literatura tiene un gran protagonista. Kafka es Praga y viceversa.

Los checos son gentes aficionadas al teatro, jazz y la ópera y el ballet, por lo que es recomendable tener la oportunidad de ir y asistir a una de estas funciones que se ofertan en la ciudad. También disfrutarás mucho de las tiendas de libros antiguos y reliquias que encontrarás a lo largo de la ciudad.

Si quieres sentirte parte de la cultura, aprovecha a tomar el té en uno de los bares de la ciudad después de cenar, será una bonita experiencia.

Los checos son acogedores y te ayudarán en lo que necesites. La curiosidad por la historia de la ciudad y todo lo demás será generosamente resuelto por sus guías y sus gentes.

Ciudad de Viena

Viena

Si bien bebe de todos sus hechos históricos que han marcado la identidad del país, Austria es un país moderno y tradicional, con gentes educadas y a las que les gusta disfrutar de las artes escénicas y los espectáculos.

Son puntuales y formales, por lo que la educación para con sus gentes serán uno de los puntos importantes que tendremos que tener en cuenta en nuestra estancia en el país. La mayor institución religiosa es la católica mientras que un 5% corresponde a la religión protestante.

Se trata de un país que es el punto de encuentro y centro de Europa, por lo que las influencias e intercambios culturales son parte seña de identidad.

Castillo en Budapest

Budapest

La cultura húngara está muy influenciada y por lo tanto es variada. Sobre todo resalta las grandes artes de artesanía como los bordados, tallas o alfarería que son típicas del país y que tienen una tradición antigua.

La música, muy influenciada por la música romaní o las rapsodias de Liszt serían las canciones típicas del país. Es común escuchar canciones folk tradicional pero también lo será escuchar a los clásicos como Schmidt o Liszt.

Sus gentes tienen una cultura del norte-centro Europea, y son gentiles, educados y dispuestos a ayudar en cualquier momento.