Descubriremos la arquitectura y la cultura desconocida. Parajes llenos de color, y lugares antiguos que te transportarán a otra época. Puedes disfrutar de toda la experiencia en una cultura rica y diversa, así como de unas tradiciones diferentes. Dónde predomina el color y la diversidad de olores, texturas y culturas disfrutables tanto por el día como por la noche.

yangon

Yangon

Esta capital ha tenido varios nombres como Dagón, Rangún y el nombre actual, Yangon, como resultado del paso de la historia de la propia ciudad birmana. Lo que la hace que tenga también varios puntos de interés que nos gustaría recomendar.

Probablemente sea uno de los países asiáticos menos conocidos, pero aún así hay varias joyas que deberíamos visitar si venimos a Yangon.

 

Shwedagon Pagoda

Sin duda el templo más famoso de la ciudad. Se puede visitar tanto por la noche como por el día, y podremos disfrutar de más de 4000 representaciones de Buda por todo el centro espiritual y así como pasear por sus calles. Es uno de los templos más conocidos de Birmania/Myanmar.

Se puede pasear por todo el centro o elegir un guía para que nos muestre todo el monumento, así aprovecharemos el tiempo y podremos conocer y disfrutar de todo su encanto de una manera más cercana al país.

 

Kandawgyi Lake

El lago se encuentra dentro de Shwedagon Pagoda. Es un lago enorme con un radio de unos 8 km. Podremos disfrutarlo desde dentro viajando en una pequeña barca y disfrutando de su belleza desde una perspectiva única.

 

Bagan

Aquí podremos contemplar templos y siluetas de la historia antigua del país, así como también paisajes imprescindibles que se nos quedarán en la retina.

 

Mandalay

Es el centro espiritual por excelencia de Myanmar. Una auténtica delicia para nuestra vista. Visitaremos también los monasterios del marfil coloreado, famosos por su explosión de color. Su grandeza y sus vivos colores no te dejarán indiferente, pero es que este templo es precioso y de visita obligada.

 

Lago Inle

En este lago podremos disfrutar de una estancia de lo más agradable paseando en barca por sus jardines flotantes mientras descubrimos los diferentes mercados. En el que podremos comprar víveres y lo que sin duda será una experiencia curiosa de ver y de vivir.

Merqui

Después de un viaje a la espiritualidad y a la cultura del color y la alegría, podremos retirarnos a las playas de arena blanca y agua cristalina para terminar el viaje en este paraje sin igual, en el que podremos evadirnos de la rutina diaria con el lujo birmano.