Historia de madagascar

La mitología malgache se refiere a una tribu de pigmeos, gente de piel clara, como los primeros habitantes de la isla. Los denominan los Vazimba. Algunos malgaches creen que estos primeros habitantes todavía viven en las profundidades de los bosques. En una isla donde sus habitantes practican el culto a los ancestros, los habitantes veneran a los vazimba como sus ancestros más lejanos. Los reyes de algunas tribus malgaches reivindican su parentesco de sangre con los vazimba. Es posible que dos pueblos nómadas de Madagascar, los vezo, pescadores de la costa y los mikea, cazadores-recolectores tengan relación o desciendan de los inmigrantes más antiguos.

La historia de Madagascar escrita empieza en el siglo X cuando los árabes establecieron puestos de comercio a lo largo de la costa noroeste de la isla. Durante el siglo XVII, en pleno Reparto de África, el Imperio británico y el Imperio colonial francés compitieron para establecer su influencia en Madagascar. La isla se convirtió en una colonia francesa en 1890 y obtuvo la independencia de Francia en 1960 en pleno apogeo de la descolonización.

La isla de madagascar está marcada sobre todo por los sellos culturales heredados de los países vecinos. Con un idioma completo que es una mezcla exótica de otros idiomas más hablados. El idioma en todo el país es el mismo, sin embargo, en cada poblado o zona se habla un dialecto diferente.

Además de conocer la historia de Madagascar, podrás disfrutar de sus rasgos culturales en cualquiera de los rincones. Sus gentes viven el día a día disfrutando de la naturaleza, pescando y cultivando sus propias comidas. Pasan la mayor parte del tiempo compartiendo con sus allegados los logros o trabajando en la tierra o en el mar. Una vida cotidiana llena de toques africanos y tierra sin explorar. Nunca olvidarás la experiencia.

Podrás rodearte de soledad para encontrarte contigo mismo en esta fantástica isla africana disfrutando de todo lo que te puede ofrecer. Si eres un amante de la naturaleza, la disfrutarás de punta a punta. Conoce nuestras ofertas exclusivas para conocer la isla de una manera inmejorable.

La imposibilidad de desplazarse cómodamente (las carreteras son básicas), hacen que el autóctono no se desplace por el país y que un 80% de sus habitantes sean de poblados o zonas rurales. En estas zonas es más frecuente encontrar a creyentes animísticos, mientras que en las grandes ciudades encontraremos seguidores cristianos y musulmanes en su gran mayoría.

Disfrutarás mucho del tiempo en este país, ya que su filosofía de vida es bastante diferente a la que estamos acostumbrados a vivir en occidente. La tranquilidad, y vivir el día como si fuera el último es algo que podrás aprender en tus va